jueves, 2 de febrero de 2012

Deleite de pocos

Permitirse a si mismo explorar una senda de ideas desequilibradas, podría ser uno de los mas grandes placeres que nos da la vida, podríamos asombrarnos de la inmensa cantidad de pensamientos que revolotean en nuestra mente esperando el momento oportuno de escapar de ella y darse a conocer, sin embargo, ¿Porque no arriesgarnos a ensayarla? ¿Porque el temor al que dirán generalmente es mas fuerte que nuestros deseos?  Preguntas retóricas que muchos no se atreven a contestar por miedo a equivocarse. La locura al igual que el amor, es uno de los motores que hacen andar la vida, aunque mas complicado de deducir por ser menos experimentado. Para los que se atreven a disfrutarla, podría tratarse de la mas sublime de las inteligencias y la mas eminente de las alegrías, ya que, quien se permite disfrutar de esta satisfacción encuentra en si mismo instantes de lucidez extraordinarios, y si esos momentos vienen acompañados de amigos y muchas risas, valdría la pena ser recordarlos una y otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario